Oh La Laa Blanes

Reflexiones y recuerdos | Capítulo 2 – Cumpliendo Etapas

Reflexiones y recuerdos - capítulo dos- Eugenio Parera

¿Liebre o tortuga?

 A los 17 era muy tímido, y empecé a buscar trabajo. Era la época en la que había mucha oferta sobre todo en la industria así que fue fácil encontrar y entrar, desde aquel momento, en el mercado laboral. No se me pasaba por la cabeza ser empresario, porque los pasos dados de niño eran más por pura supervivencia que por conciencia.

Así pues, empecé a trabajar en una fábrica cercana a mi domicilio en la que nos dedicábamos al cromado de piezas. Tuve claro desde el primer momento que debía ser súper puntual y dedicarme simplemente a trabajar.

No me relacionaba mucho con las personas, yo iba a trabajar y a aprender lo que pudiera.

Mi horario era partido con una hora para comer. Algunos de los compañeros de la fábrica eran del mismo pueblo que yo y se desplazaban en coche, yo iba en bicicleta, con lo cual tenía 20 minutos por trayecto y me quedaban otros 20 para comer, a pesar de esta circunstancia jamás llegué tarde. Mis compañeros me ofrecieron ir en coche, pero yo sabía que pese a ello, siempre llegaban tarde, así que yo seguí con mi bicicleta.

Transcurrieron dos años hasta que llegó el momento de cumplir con el servicio militar. Desde gerencia me comentaron que su intención era esperar a que terminase la mili y que después de la excedencia que me ofrecían me reincorporaría como ayudante de mantenimiento, y aunque me costó mucho rechacé la oferta, porque tenía claro que había cerrado otra etapa.

 

Oír, ver y callar

Durante los 9 meses que duró la “mili” hice grandes amigos, de hecho algunos de ellos todavía lo son en la actualidad. En esos meses desarrollé mi capacidad de escuchar y observar. Éramos tantos chicos allí que era difícil saber a qué te enfrentabas así que decidí que era mejor, oír, ver y callar.

La mili acabó un 4 de agosto y 48 horas después ya había conseguido trabajo de nuevo: Me incorporé a la plantilla de una fábrica de pinturas. Era una multinacional en la que entré a través de una ETT.

 

Si tan sólo hay una escoba siempre se puede barrer

Me contrataron junto a otro chico y nos ubicaron a ambos en el departamento de llenado y sellado de los envases de pintura, en su mayoría eran envases con pintura para embarcaciones. Me sorprendió que nos pasábamos el día en una habitación,  y ni teníamos superiores ni nadie que nos diese órdenes, siempre estábamos los dos solos.

Mi compañero, ante la evidente falta de control decidió sentarse en el suelo y vaguear, yo recordé las palabras de mis padres “Aunque estés solo y no haya nada, si tan sólo hay una escoba siempre se puede barrer”.

Cuando estábamos en nuestro espacio de trabajo observé que de vez en cuando pasaba un señor con una bata blanca, no nos decía nada, tan sólo pasaba y miraba.

En una semana habían despedido a mi compañero y a mí me trasladaron al almacén donde tramitaban todo tipo de pedidos. Me sentía más a gusto con los trabajos a realizar y enseguida vi la posibilidad de aprender.

En aquellos días conocí a un chico de las oficinas con el que poco a poco fui cogiendo mucha confianza hasta llegar a ser amigos. Él tenía mucha influencia en el gerente de la empresa, cosa que descubrí con el tiempo.

Mi compañero y yo empezamos a salir de fiesta después del trabajo y como cada uno vivíamos en un pueblo diferente quedábamos en una discoteca de Barcelona. Una de las veces que había quedado con él en la discoteca a mí no me dejaron entrar, y como él ya estaba dentro no pude avisarlo de ninguna manera. Me había quedado sin compañero de fiesta, así que me fui a recoger el coche recién estrenado para volver a casa.

Cuando me disponía a ello se me acercó un chico acompañado de dos chicas que me pidió que los acercase hasta otro lugar mítico de marcha en las noches de la Barcelona de los años 90: el Pueblo Español. 

Accedí a llevarlos hasta allí a condición que me dejasen unirme a ellos, y así fue, nos pasamos la noche de fiesta y al despedirnos nos intercambiamos los teléfonos. El chico me contó que vivía en Menorca y tan sólo estaba en Barcelona de paso. 

Quedamos que cuando volviera a la ciudad me llamaría y yo me quedé con su teléfono por cortesía, puesto que al habernos conocido de fiesta, no tuve claro que esa llamada se fuera a producir en un futuro.

 

De potes de pintura a coches de lujo

A medida que se acercaba el cuarto año de trabajo en la fábrica, iba percibiendo que llegaba el momento de cerrar otra etapa, y al mismo tiempo las llamadas con mi amigo de Menorca eran cada vez más frecuentes hasta que decidió mudarse a Mataró y yo con él para compartir gastos. 

En el momento en el que decidí compartir piso con él, la distancia con el lugar donde se ubicaba la fábrica era totalmente inviable: Observando que los comerciales de la fábrica de pinturas disponían de vehículo de empresa, decidí reunirme con el gerente para pedirle las mismas condiciones que los comerciales, puesto que la única manera de seguir trabajando allí sería teniendo coche de empresa. 

La respuesta obviamente fue negativa, así que me dieron la razón que estaba buscando para acabar para siempre mi etapa en la fábrica. Viviendo en Mataró y sin las ataduras del horario de la fábrica de pinturas empezó mi primer contacto indirecto con la hostelería aparcando coches de lujo en un hostal de renombre de la Costa del Maresme. 

Como ha sido la tónica en mi vida, estuve también 4 años comprendiendo que para disfrutar de algo caro no hace falta endeudarse sino acercarse al lugar donde puedes relacionarte con eso que te gusta aunque no lo poseas. Me pasé 4 años de mi vida conduciendo coches de alta gama sin tener que desembolsar ni un euro.

Mucha gente se equivoca al hipotecarse para acceder a cosas materiales fuera de sus posibilidades reales, cuando es mucho más práctico disfrutar de todos esos lujos trabajando cerca de ellos, sin gastarse un euro y además recibiendo dinero por tu trabajo.

 

Únete a nuestra newsletter para estar al día de notícias y promos.

De conformitat amb el que disposa el Reglament (UE) 2016/679 de el Parlament Europeu i de Consell, de 27 d’abril de 2016, relatiu a la protecció de les persones físiques, vull confirmar-li que aquests seran tractats segons art. 5 de manera lícita, lleial i transparent.Per la present us informem que:   DRET D’INFORMACIÓ RESPONSABLE:  (OHLALAA) EUGENIO PARERA OLIVE , 46972349R , C/ Esplanada del Port, 17 17300,BLANES,  666779418, welcome@oh-lalaa.com  

–FINALITAT: Gestionar base de dades de clients amb la  finalitat d’enviar novetats , productes , promocions, noticies sobre la nostra empresa , d’acord amb les seves àrees d’interès, i dins el nostre objecte social. Gestionar grups per correu electrònic o whatsApps.

LEGITIMACIÓ: Consentiment, relació contractual, interès legítim.

BASE LEGAL: Reglament (UE) 2016/679 de el Parlament Europeu i de Consell, de 27 d’abril de 2016, Llei Orgànica 3/2018, de 5 de desembre, de Protecció de Dades Personals i garantia dels drets digitals, Llei 34 / 2002, de 11 de juliol, de serveis de la societat de la informació i de comerç electrònic. Llei Orgànica 1/1982, de 5 de maig, sobre protecció civil de el dret a l’honor, a la intimitat personal i familiar i a la pròpia imatge.

CESSIÓ DE DADES: No es cediran les dades amb altres finalitats, excepte per imperatiu legal.

DURADA: El legalment prescrit en les diferents normatives sinó durant cinc anys des de l’últim contacte.

NFORMACIÓ ADDICIONAL: Vostè en tot moment podrà demanar informació addicional sobre les seves dades personals ( «segona capa»), en la mateixa adreça electrònica que li facilitem per poder exercir els seus drets.

DRETS: Vostè podrà exercir els drets ARCO d’accés, rectificació, cancel·lació i / o oposició, així com el dret al bloqueig i portabilitat. pot vostè dirigir-se a la nostra adreça de correu: welcome@oh-lalaa.com  ; o bé, a la nostra adreça postal dirigint-se a el responsable del Tractament de la nostra empresa.

INFORMACIÓ: En compliment de la normativa vigent en de Serveis de la Societat de la Informació i Comerç Electrònic, i la Protecció de Dades de Caràcter Personal, l’informem que pot revocar en qualsevol moment, de forma senzilla i gratuïta, el consentiment per a la recepció dels missatges promocionals, en compliment de la Reglament UE del Parlament i el Consell 679/2016 i LSSI 34 / 2002.Para això cal: (Descriure direcció, Telf.)    En cas que cregui que no han estat ateses les seves peticions, es pot adreçar a l’autoritat de control Agència Espanyola de Protecció www.aepd.es Mitjançant el present escrit, el que subscriu manifesta que el que s’ha autoritzat no li ataca a la seva fama, prestigi i no atempta contra la seva dignitat i honor, per tant, no hi ha intromissió il·legítima en l’àmbit del seu dret de la intimitat i renuncia  expressament a qualsevol tipus de rescabalament, indemnització o un altre tipus de mecanisme reparador dels drets morals.

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Artículos relacionados

Deja un comentario

Abrir chat
Pide comida para llevar aquí
🍴 Pide Comida para llevar, ahora te le llevamos a casa SIN COSTE